reunificacion de deudashoteles en Barcelonaperros pequeñosgrupo de amistadComprar piso BarcelonaDespedidasmenorcadecoracion bañostarotalcoholemia
 

 
Google
 

Artículos

La relajación y el descanso, salud para tu mente
Fuente: http://www.marnys.com/articulos.asp

  A nivel mental, la relajación tiene muchísimos beneficios: No sólo nos despeja, sino que nos permite pensar con mayor claridad y de una forma más creativa, puesto que al relajarnos, se activan ambos hemisferios del cerebro. Provoca una sensación de paz y tranquilidad que dura a lo largo del día. Además, estos beneficios son acumulativos y evolutivos: a más relajación, más tranquilidad.

Las técnicas de relajación están especialmente indicadas en los trastornos de tipo psicosomático y en todas aquellas alteraciones en que la ansiedad o angustia es la que provoca los desórdenes funcionales. Como hábito psicoprofiláctico podría estar indicada para la mayoría de la población en todas aquellas situaciones estresantes de la vida diaria como los exámenes, el estrés laboral, las relaciones conflictivas, etc.

LA TÉCNICA DE LA RELAJACIÓN

PREPARACIÓN

  • Es mejor practicar la relajación sentados, ya que es fácil quedarse dormido. Por tanto, prueba de encontrar una silla en la que puedas sentarte cómodamente y apoyar la espalda, la cual deberá permanecer siempre recta.
  • Procura que los pies toquen el suelo, y ponlos en forma paralela. Pon también las palmas de las manos sobre los muslos. Esta es la postura en la cual ninguno de tus músculos se verá sobrecargado, y podrás relajarlos de forma más eficaz.
  • Utiliza ropa cómoda, holgada, que no te aprete por ninguna parte. Quítate los zapatos. Si tienes el pelo largo, suéltatelo. Quítate el cinturón. Lo que queremos conseguir es liberarnos de todas las presiones y las tensiones.
  • Procura que la luz sea la adecuada. Ni muy brillante como para inteferir o desconcentrarnos, ni muy oscura como para quedarnos dormidos.
  • Apártate de cualquier estímulo que pueda interrumpir la relajación: desconecta el móvil o descuelga el teléfono, apaga la televisión o la radio. Si lo deseas, puedes poner una música suave, con sonidos de agua o de naturaleza.
  • Finalmente, mentalízate, piensa que este momento de relajación es un momento sólo para ti, que te lo mereces, y que te lo dedicas a ti mismo para encontrar paz, tranquilidad de espíritu, para estar siempre mejor, mejor y mejor.

REPOSO

  • Efectuar varias respiraciones profundas y completas antes de continuar con la relajación.
  • Llevar la atención sobre todo el cuerpo para colocar la cabeza naturalmente bien en el eje del cuerpo. Relajar los musculos subiendo desde los dedos del pie hacia la cabeza.
  • Pensar varias veces las autosugerencias siguientes: "Mi cuerpo se somete cada vez màs al control de mi voluntad". Mis músculos se relajan cada vez más". "Estoy en la serenidad y la paz".

CONTROL DEL PENSAMIENTO

  • Escuchar los latidos del corazón. Si éste se acelera no hay que perturbarse. Tratar de controlar el ritmo cardiaco visualizando el corazón y hablándole para decirle "Mi corazón se somete al control de mi mente, se relaja, se relaja...".
  • Continuar "localizando" mentalmente los diferentes órganos del cuerpo y tratar de ser concientes de cada uno de ellos. Durante los primeros ensayos de éste ejercicio, visualizar solamente los órganos principales. (Estómago, pulmón, hígado etc.).

POSITIVIZACIÓN DEL SUBCONCIENTE

  • Repetir mentalmente unas afirmaciones positivas con respecto a los problemas psíquicos ( Por ejemplo la timidez, la tendencia a la colera o la violencia, el nerviosismo, etc.). Por ejemplo "Estoy cada vez más tranquilo, calmado....."."Me relajo a voluntad. Yo soy el dueño de mi cuerpo. Yo domino mi cuerpo y mi mente.
  • Repetir mentalmente las afirmaciones positivas para favorizar el olvido de los problemas cotidianos. "Yo voy hacia un futuro mejor..."."El sentido de mi existencia es la ayuda al prójimo....."

Otras formas de conducir mejor nuestra energía y estar más relajados

  • Estírese cuanto pueda al levantarse por la mañana.
  • Simplemente camine. Camine por el placer de caminar durante media hora todos los días. Puede optar por quince minutos por la mañana y quince por la tarde o noche. Mientras lo hace observe todo a su alrededor, personas, paisaje y descubrirá nuevos detalles cada día. Elija la marcha que desee y disfrútela.
  • Controlar la respiración nos ayudará a controlar los nervios en los momentos de máxima tensión, donde respirar se hace más difícil. El ser humano sólo utiliza un 20% de la capacidad pulmonar; concentrarnos en llenar las fosas nasales de aire y controlar cómo poco a poco vamos expulsándolo, provoca sosiego y tranquilidad.
  • Dormir bien es la regla número uno para mantener a raya los signos de fatiga que reflejan un aspecto empobrecido y lúgubre de nuestra imagen. Pero dormir bien no es sinónimo de “dormir de más” sino mejor, es decir, siguiendo un horario regular.
  • Los ojos y las rojeces con que acusan nuestro cansancio merecen una atención especial. Algo tan sencillo como taparlos con las palmas de las manos sin que éstas lleguen a tocarlos proporciona una sensación de descanso inmediato. La oscuridad y el calor relajan los globos oculares.
  • Los automasajes circulares en la nuca, alrededor de las sienes, en el cuello y en el cuero cabelludo proporcionan una sensación de descanso absoluto.
  • Un baño caliente recupera y estimula el organismo; en su defecto una ducha focalizando el chorro en hombros, riñones y cuello y evitando las zonas de difícil circulación como los pies y las piernas, facilita un descanso tranquilo. Si además, estimulamos la piel con fricciones con unas gotas de aceite la sensación de relax será total.
  • Escuche música suave y relajante, cierre los ojos e imagínese o recuerde momentos agradables de su vida.

 

 

La mala alimentación y la inactividad física igualan al tabaco como causa principal de muerte

España Mayo 2004 -  http://www.mundoenlaces.com/artsalud0029.htm

Todas estas causas producen casi la cuarta parte del total de los fallecimientos, incluidas las muertes violentas

Aproximadamente la mitad de las muertes en Estados Unidos se pueden atribuir a comportamientos y exposiciones al riesgo que son prevenibles. Así lo indica un estudio desarrollado por especialistas del Centers for Disease Control and Prevention, Atlanta (EE.UU.), que publica la última edición de Journal of the American Medical Association (JAMA. 2004;291:1238-1245.).
 

Según la información de fondo que se menciona en el artículo, cuantificar los factores de riesgo relacionados con un comportamiento modificable (que son las principales causas de muerte en Estados Unidos), proporcionará una perspectiva de los efectos de las últimas tendencias de consumo y hábitos y apuntará a las oportunidades perdidas de prevención.

En el presente trabajo se identificaron las principales causas de muerte en Estados Unidos. El estudio incluyó una búsqueda de estudios que identificaban estudios epidemiológicos, clínicos y de laboratorio que identificaban comportamientos de riesgo con mortalidad.

La prevalencia y riesgo relativo también se identificaron y los especialistas recurrieron a 2.000 datos de mortalidad reportados por el organismo oficial estadounidense de control y prevención de enfermedades, Centers for Disease Control and Prevention.

Se observó que las principales causas de muerte en el 2000 eran el consumo de tabaco (435.000 muertes; 18,1 por ciento de las muertes en EE.UU.); la mala alimentación e inactividad física (400.000 muertes; 16,6 por ciento de las muertes en todo el país) y el consumo de alcohol (85.000 muertes; 3,5 por ciento del total de muertes).

Otras causas de muerte fueron los agentes microbianos, los agentes tóxicos, los accidentes de tráfico y los incidentes en los que se involucraban armas de fuego, agresiones sexuales y el consumo ilícito de drogas.

 

Las grasas y el corazón

Este artículo fue cedido por Termasalud.com

 

"El conocimiento es uno de los pocos bienes que crece a medida que se comparte"

 

Las grasas que ingerimos pueden dividirse en general en tres categorías saturadas, monosaturadas y poli saturadas. Las dietas ricas en grasas saturadas están estrechamente ligadas con las enfermedades cardíacas.

Las grasas saturadas se encuentran se encuentran principalmente en los productos animales, como carne, huevos, leche entera, queso, crema y manteca, además del chocolate, las tortas y las galletitas.

Las grasas monosaturadas y poli saturadas no están tan ligadas con las enfermedades cardíacas como las grasas saturadas, y muchos científicos consideran que en realidad contribuyen a brindar protección contra este tipo de afecciones. Entre las grasas monosaturadas se encuentran los aceites de oliva, de almendras y de palta.

Se cree que el consumo relativamente elevado de aceite de oliva es el motivo de que haya una baja incidencia de infarto en los países mediterráneos. Las grasas poli saturadas se encuentran en pescados, y son el constituyente principal de ciertos aceites vegetales, como el de girasol, el de sésamo y el de pepitas de uva.

En general consumimos demasiadas grasas. Puedes reducir el nivel de colesterol limitando la ingesta de grasas, al tiempo que consumes mas grasas poli saturadas que aquellas de la variedad saturada.

Que puedes hacer para reducir el colesterol? 
Aquí van algunas ideas.

* Consume carnes magras y quítales toda la grasa visible. Generalmente las carnes vacunas y de cordero contienen mas cantidad de grasas que las de aves. Una excepción es el venado, que es bastante magro.

* Consume carne de ave en lugar de carne roja, siempre que te resulte posible. La grasa de las aves esta principalmente en su piel, así que quítasela.

* Consume mas pescado. Los oleosos como el arenque, la caballa, el atún o la trucha son ricos en grasas polisaturadas y protegen contra el infarto cardíaco.

* Modera el consumo de huevos y productos lácteos como el queso, leche entera, crema y manteca. Siempre que puedas, elige las variedades reducidas en grasas, como leche, queso cottage y yogur descremados.

Todavía hay discusiones sobre si las margarinas son beneficiosas para la salud y mejores que la manteca, por lo que se aconseja limitar el uso de ambos productos.

* Modera el consumo de chocolate, tortas y galletitas. Estos productos no solo son ricos en grasas saturadas sino que además contienen pocos nutrientes o ingredientes beneficiosos como vitaminas, minerales o fibras.

* Evita consumir comidas fritas, siempre que te sea posible. Es mejor preparar comidas a la parrilla, al horno, al vapor, por hervor o salteadas.

* Cuando utilices aceites para cocinar, asegúrate de que sea vegetal. Los aceites por presión en frío tienen muy poca refinación y son los mas saludables.

 

 

 

 

 

 

 

 

Copyright © 2006/8 Good News on Health