Google
 

 

Artículos Medicina al día: El beneficio de los vegetales

Dra. Aliza Lifshitz
Especial para Vida y Estilo

31 de octubre de 2006

Un estudio publicado en la revista Neurology determina que consumir vegetales podría hacer más lenta la pérdida de capacidad mental ante el avance de la ancianidad.

Los resultados del estudio, realizado entre dos mil personas en Chicago, demuestran que las personas de la tercera edad que consumen dos porciones de vegetales al día tienen más agudeza mental que las que consumen poco o ningún vegetal al día.

Si bien la investigación no demuestra en forma concluyente que los vegetales reduzcan la pérdida de la agudeza mental, se suma a una creciente evidencia en esa dirección.

 

Los vegetales de hojas verdes , como la espinaca, la col rizada y ciertas variedades de repollo, parecen ser los más beneficiosos. Los investigadores dijeron que eso se debe a que contienen una gran cantidad de vitamina E, un antioxidante que se supone ayuda a combatir substancias químicas del cuerpo que pueden dañar las células.

Ésta es una época muy especial para los niños. Durante este mes sólo piensan en disfrazarse, comer dulces y asistir a fiestas infantiles.

Sin embargo, los nutricionistas advierten que no deben excederse en el consumo de dulces. Esto puede provocarles aumento de peso o trastornos gastrointestinalescomo vómito, distensión abdominal, inflamación o diarrea. Lo ideal sería que solamente consumieran dos dulces por día.

En cuanto a la salud oral, comer con frecuencia dulces —que contienen carbohidratos— provoca la disminución del pH de la saliva que, al volverse ácida, favorece la multiplicación de las bacterias en la boca, las cuales forman más ácidos al metabolizar el azúcar. Este proceso lleva al desarrollo de caries dentales, o sea, las famosas "picaduras".

Por eso, en Halloween esté atento a la salud de sus hijos para que estas festividades no se conviertan en una pesadilla.

Los premios Nobel de Medicina Andrew Fire, de la Universidad de Stanford, y Craig Mello, de la Universidad de Massachusetts, han demostrado que sí es posible alterar la actividad de un gen específico en una persona con una enfermedad determinada.

Parece ser que esto se puede lograr a través de un complejo mecanismo de control genético conocido como ARN de interferencia, o ARNi. Con ello se abren nuevas puertas para la investigación, lo cual representa una esperanza real de tratamiento para un gran número de enfermedades, muchas de las cuales hasta el momento no tienen cura ni control satisfactorio.

El cáncer, Alzheimer, diabetes, VIH y la hepatitis C podrían ser tratados en el futuro con este sistema de intervención genético-molecular que silenciaría al gen que produce la enfermedad. Con estos hallazgos, junto con los resultados definitivos del mapa genético humano que se esperan en un futuro próximo, se puede lograr lo que nunca antes se pensó posible con las medicinas: el control definitivo de las enfermedades más graves y que representan los costos sociales, económicos y laborales más grandes de la historia.

Once consejos para una mejor salud

Frecuentemente escuchamos o leemos acerca de nuevos descubrimientos relacionados con la nutrición y aquellos alimentos que debemos consumir para una mejor salud. Sin embargo, a veces la cantidad de información y la forma en que ésta se presenta puede hacer difícil su comprensión y su utilización.

Pensando en esto les ofrecemos aquí un listado conjuntamente con una explicación concisa de los principales hallazgos relacionados con la nutrición que le ayudarán a disfrutar de una mejor salud.

1. Ingiera más vegetales y frutas – Cada día se descubren más propiedades presentes en las frutas y vegetales que nos ayudan a preservar la salud. En estos alimentos hay sustancias que previenen o ayudan a contrarrestar las enfermedades cardíacas, el cáncer, la obesidad, la diabetes, la artritis, el envejecimiento prematuro, las arrugas faciales, la pérdida de memoria asociada con la edad, las apoplejías y la hipertensión arterial. Unos ejemplos: hoy sabemos que vegetales como la espinaca y los arándanos (blueberries) ayudan a rejuvenecer nuestro cerebro. También se ha encontrado que el tomate posee sustancias que ayudan a evitar el cáncer de próstata, protegen nuestros pulmones de la contaminación, ayudan a evitar los daños a la piel provocados por la exposición a los rayos solares, y reducen los daños causados por el colesterol de baja densidad (el llamado colesterol malo). Especialmente buenos para nuestra salud son todo tipo de fresas, los cítricos y las frutas y vegetales de color verde, amarillo o anaranjado saturado. Las frutas y los vegetales son enormes fuentes de vitaminas, minerales y antioxidantes. Los vegetales y frutas de colores muy saturados son especialmente ricos en sustancias antioxidantes, algunas de ellas mucho más poderosas que la vitamina E o

ricos en sustancias antioxidantes, algunas de ellas mucho más poderosas que la vitamina E o la C.

2. Coma menos – Mientras algunas personas no tienen siquiera para comer lo necesario, otras comen exageradamente e ingieren más calorías de la cuenta. Numerosos estudios confirman que comer frugalmente añade años y salud a nuestra vida. De hecho en numerosos experimentos con animales se ha encontrado que reducir el número de calorías ingeridas aumenta la duración de la vida y reduce la incidencia de enfermedades crónicas y degenerativas., siempre y cuando no haya malnutrición. Comer en exceso hace que envejezcamos más rápidamente, aumenta la incidencia de cáncer, problemas cardiacos, enfermedad de Alzheimer.  Claro está, como ya mencionáramos, no se trata de malnutrirnos. Lo importante es dejar de consumir productos elevados en calorías que aportan poco o nada en términos de nutrientes y por el contrario, ingerir productos de alto valor nutritivo.

3. Cuidado con el tipo de grasa que consume – Las grasas animales y los ácidos transgrasos son dañinos a nuestras arterias y pueden ser causantes de cáncer. Las carnes rojas han sido asociadas a cáncer del colon. Este tipo de grasa es especialmente dañina cuado se fríe. Las grasas saturadas presentes en la mantequilla, la leche, y la carne contribuyen a obstruir nuestras arterias. Muchas personas piensan en la margarina como una alternativa saludable a la mantequilla. Sin embargo la margarina está hecha a base de aceites hidrogenados. La hidrogenación es un proceso en el que se el añade hidrógeno a grasas no saturadas. El resultado es un tipo de grasa saturada que no está presente en los animales ni en las plantas y que es dañino a nuestro organismo. Entre otras cosas este tipo de grasa aumenta el colesterol malo y disminuye el bueno y ha sido ligada a numerosas enfermedades. Evite los productos que digan en la etiqueta que contienen aceite hidrogenado o parcialmente hidrogenado ya que esto es sinónimo de ácidos transgrasos. Este tipo de grasa se utiliza muy frecuentemente en productos tales como galletitas, donas etc.

4. Ingiera té verde – El té verde, de las hojas de la planta Camellia sinensis posee numerosas propiedades benéficas para nuestro cuerpo. El té verde posee un antioxidante que se conoce por sus siglas como EGCG que protege las células del cerebro y previene varios tipos de cáncer. También posee propiedades termogénicas por lo que ayuda a las personas que desean reducir de peso. De la misma planta también se elabora el té negro y otro llamado oolong. Aunque el té negro también posee propiedades antioxidantes los estudios parecen indicar que el té verde proporciona mayores beneficios. Prepare el té como infusión entre 5 y 8 minutos. Ingiera por lo menos dos tazas diarias.

5. Utilice aceite de oliva - Las personas que usan aceite de oliva en lugar de otros tipos de aceite tienen menos problemas cardiacos, niveles de colesterol menores, menor incidencia de artritis y cáncer y una presión arterial menor. Utilice preferentemente el aceite extra virgen. Si lo que hemos dicho no es suficiente sepa que algunos estudios también parecen indicar que el aceite de oliva ayuda a evitar las arrugas y el envejecimiento prematuro de la piel.

6. Consuma pescado de agua fría – El salmón, la sardina, la macarela, todos estos poseen altos niveles de un tipo de grasa conocida como omega 3 que ayuda a mantener nuestro cerebro, articulaciones y arterias en buen estado. El atún también posee omega 3 aunque en cantidades no tan altas como el salmón y las sardinas. Sin embargo, no es recomendable ingerir atún frecuentemente ya que se ha encontrado que muchas veces tiene altos niveles de mercurio.

7. Ingiera maní, almendras y nueces. Existen estudios que demuestran que poseen sustancias que reducen el nivel del colesterol malo y ayudan a proteger el corazón. Dos o tres

onzas al día es suficiente. No se exceda ya que aunque poseen numerosas propiedades benéficas también son altas en calorías. Precaución. Aunque no es muy frecuente hay algunas personas que son alérgicas al maní y en algunos de estos casos la alergia puede ser incluso tan severa que amenace su vida.

8. Vigile el tipo de carbohidratos que consume – No todos los carbohidratos son iguales. Se habla de carbohidratos simples y carbohidratos complejos y se señala que los complejos contenidos en los vegetales y las viandas se absorben más lentamente ayudando a mantener estables los niveles de glucosa en la sangre. Sin embargo, la realidad es más compleja. En años recientes se ha popularizado lo que se conoce como el índice glucémico. Esta es una medida numérica de cuan rápido los carbohidratos contenidos en un alimento se convierten en glucosa en la sangre. Mientras más bajo es el número más lentamente se convierte un alimento en glucosa. Los alimentos con un índice glucémico bajo ayudan a prevenir enfermedades como la diabetes y estados prediabéticos al igual que la obesidad. Al ayudar a prevenir dichas condiciones el consumo preferente de alimentos con un índice glucémico bajo ayuda a evitar problemas asociados a las mismas tales como enfermedades de las arterias, problemas de memoria e incluso cáncer del colon. Algunos alimentos con índice glucémico bajo son las habichuelas, lentejas, maní, avena, yogur, fresas y ciruelas. Lo interesante de estos nuevos estudios es que hay algunos alimentos que contienen carbohidratos complejos y sin embargo poseen un índice glucémico elevado, como por ejemplo las papas.

9. Ingiera granos integrales – Estos proveen altos niveles de fibra, además de vitaminas, minerales, antioxidantes y sustancias que reducen el nivel de colesterol y previenen el cáncer. El alto consumo de granos integrales se asocia con una incidencia menor de problemas cardiacos, diabetes, cáncer, y obesidad, así como con una vida más larga y saludable. La avena integral, el arroz integral, e incluso las palomitas de maíz (sin sal y mantequilla añadida) son ejemplos de granos integrales.

10. Tome un suplemento vitamínico – La gran cantidad de comida chatarra que se ingiere en la actualidad hace que muchas personas no ingieran la cantidad de nutrientes necesarios para una salud óptima. La contaminación ambiental, y el estrés de la vida moderna, el cigarrillo, el ingerir bebidas alcohólicas, el ejercicio, entre otros, son factores que hacen que aumenten los requisitos de varios nutrientes. Muchas personas a medida que envejecen ven disminuida su capacidad para absorber los nutrientes de los alimentos. Ante estas circunstancias muchas personas, sin saberlo, tienen deficiencias nutricionales. Las deficiencias de nutrientes tales como el ácido fólico, la niacina, el zinc, y la vitaminas B12, B6, C y E pueden promover daños al ADN de nuestras células similares a los causados por la radiación y varias sustancias químicas. El ácido fólico y la vitamina B12 ayudan a evitar los daños a las arterias causados por la oxidación del colesterol y las deficiencias de estos nutrientes promueven la arteriosclerosis. Algunas deficiencias vitamínicas también están asociadas con la depresión. Estos son sólo algunos ejemplos ya que son numerosos los problemas que las deficiencias vitamínicas pueden causar. Por eso es recomendable ingerir una multivitamina de buena calidad. Se sabe que esto puede ayudar a mejorar su resistencia a las enfermedades y a prevenir algunos males del envejecimiento. Los hombres y las mujeres que ya han llegado a la menopausia deben ingerir preferiblemente un suplemento que no contenga hierro o que contenga niveles mínimos de este mineral (a menos que un profesional de la salud le haya indicado lo contrario para tratar un estado carencial). El hierro promueve la oxidación y formación de radicales libres por lo que no es recomendable ingerirlo en cantidades superiores a las requeridas. En las mujeres que menstrúan el hierro por lo general no causa problemas ya que mensualmente eliminan una buena cantidad en la menstruación.

11. Evite la sal – Es enorme la cantidad de productos alimentarios a los que se les añade sal.

En un estudio llevado a cabo en la Universidad de Indiana se encontró que la sal puede contribuir a las enfermedades del corazón, posiblemente contribuyendo a agrandar el ventrículo izquierdo. Esto es especialmente cierto en el caso de algunas personas que por razones genéticas son sensibles a la sal.
Además de contribuir a la hipertensión arterial, también se ha encontrado que aún en las personas que no son hipertensas restringir la sal reduce la presión arterial. Investigaciones llevadas a cabo en la universidad de Tulane parecen indicar que una cucharadita adicional de sal al día tiene al cabo del tiempo el resultado de duplicar el riesgo de apoplejías en personas obesas. Según los investigadores la sal daña las paredes de los pequeños capilares del cerebro y contribuye a un gradual deterioro de la memoria.

Rafael Valle Rivera, M.A., N.L.

La adicción a la cocaína podría ser tratada con una vacuna que preparan científicos europeos

Entre las alternativas que estudian expertos del Consejo de Europa, también está la identificación del gen de la dependencia, con veras a fortalecer la lucha contra las drogas.

Los 35 países del Consejo de Europa miembros del "Grupo Pompidou" de cooperación en materia de lucha contra la droga, reunidos el lunes y el martes en Estrasburgo para definir su estrategia de aquí a 2010, decidieron lanzar un banco de datos en internet para poner al día las investigaciones en curso relativas a las drogas y a las dependencias.

La perspectiva es la de "traducir los resultados de la investigación en la práctica y en políticas", subraya Richard Muscat, profesor de neurociencia comportamental en la Universidad de Malta y coordinador de la plataforma de investigación del Grupo Pompidou.

En el Reino Unido, los investigadores trabajan en la actualidad en la puesta a punto de una vacuna que "neutraliza" la acción de la cocaína impidiendo que la droga alcance el cerebro gracias a una molécula que se asocia a la que a su vez libera la  cocaína.

Según este mismo principio, otras vacunas podrían empezar a ser utilizadas en el futuro. "Desde el próximo año, una vacuna contra la nicotina debería de entrar en fase de prueba", asegura Muscat.

La puesta a punto de una vacuna contra la cocaína coincide con la escalada de su consumo en Europa, con 3,5 millones de adultos que han hecho uso de la misma en los últimos doce meses, según cifras publicadas la semana pasada por el Observatorio  Europeo de Drogas y Toxicomanías (OEDT).

Pero mientras que los investigadores la han concebido como una cura de desintoxicación, la tentación de administrarla a "todo el mundo" a título preventivo es grande, lo que implica serios problemas éticos, remarca el investigador maltés.

La genética también ofrece prometedoras perspectivas. "En el cerebro de las personas dependientes, parece que uno de los receptores de la dopamina no funciona muy bien", asegura Muscat. A largo plazo se podrá, si bien no modificar este gen de la dependencia, al menos sí reducir sus efectos.

Desde ese momento se podría poner a prueba a todos los niños para identificar a los que serían más propicios a ser dependientes a una droga y adaptar estrategias de prevención según su predisposición genética. Con el riesgo de "estigmatizarlos", adelanta Muscat.

La sociedad actual está ya enfrentada, en materia de prevención, al debate sobre la detección sistemática de consumidores de droga en la escuela, como ha decidido hacerlo el primer ministro británico Tony Blair, explica Christopher Luckett,  secretario ejecutivo del Grupo Pompidou.

Hasta este momento, ninguna investigación había "demostrado que una política de diagnóstico en materia de prevención de la toxicomanía era eficaz", recuerda.

Los riesgos éticos de la detección sistemática son evidentes, en su opinión, en lo que concierne a la protección de datos y a las libertades individuales.

Diagnósticos puntuales pueden sin embargo ser muy útiles en el marco de las curas de desintoxicación, especialmente para verificar si el paciente se conforma con lo que ha sido prescrito, o para algunas tareas que son peligrosas de realizar bajo los efectos de la droga.

Estrasburgo, Francia


La aterosclerosis, asociada con mala alimentación y sedentarismo, ya no es exclusiva de adultos

Se ha detectado, incluso, en fetos dentro del útero materno, aunque se observa con mayor frecuencia a partir de los 8 años. Existe un factor familiar que predispone.

La arteriosclerosis es un concepto que agrupa varias enfermedades de las paredes de las arterias. De todas, la común es la aterosclerosis: la grasa se deposita en la pared de las arterias e impide el flujo de sangre a los tejidos.

Es la patología habitual de las arterias que alimentan al corazón (coronarias) y la causa principal de afecciones cardiacas, puntualiza Liseti Solano, del Centro de Investigaciones en Nutrición de la Universidad de Carabobo.

El proceso de daño arterial se inicia en la infancia, progresa entre los 20 y 30 años y empieza a manifestarse a partir de la cuarta década de vida, sintetiza Solano.

Según publicaciones recientes, ni los fetos en el útero materno se salvan de las alteraciones arteriales; pero es desde los 8 años que se ven con frecuencia, refiere Pilar Arnáiz, del Departamento de Pediatría del Hospital Clínico Universidad Católica de Chile, consultada por El Nacional.

Genética, obesidad, exceso de colesterol por la llamada hipercolesterolemia familiar, sedentarismo, bajo peso al nacer, cigarrillo, dieta rica en grasas saturadas, hipertensión y diabetes inciden para que una criatura sufra de aterosclerosis.

¿Qué es la placa? Es el engrosamiento de la pared arterial debido a depósitos de grasa, células y otras partículas. La estructura de la placa en niñas y niños es la misma que la de personas adultas, acota Soltero. Lo que sí cambia es la localización: en las arterias coronarias y en las carótidas que llevan sangre al cerebro.

Chatarra y sedentarismo. La falta de ejercicio y menús que privilegian la comida chatarra rica en grasas y carbohidratos contribuyen a incrementar el colesterol, advierte Soltero. Hoy se camina menos desde la infancia porque se utilizan más transportes y se hace menos actividad física; se usa menos la bicicleta, por ejemplo.

Genética. Es de primordial importancia ya que determina la susceptibilidad del niño al desarrollo de la patología, señala el investigador.

Existe un factor familiar que predispone, enfatiza Solano. Se conoce que los valores del colesterol infantil están estrechamente relacionados con los valores de sus padres. Por ejemplo, si un padre o madre tiene el colesterol alto, las probabilidades de que su hijo tenga el colesterol alto son 13 veces superiores a las de un hijo de padres con niveles bajos de colesterol.

Obesidad. Las criaturas con sobrepeso u obesidad son candidatas a la aterosclerosis porque comen alimentos con muchas calorías y no son consecuentes con la lucha contra el sedentarismo. Esta no es una condición exclusiva de personas de nivel socioeconómico holgado. La población en situación de pobreza, con hábitos nutricionales poco saludables y menor acceso a la atención primaria en salud también la padecen.

Secuelas. Los trastornos en las arterias avanzan en silencio, pero si empiezan temprano, las consecuencias también se manifestarán temprano.

EL NACIONAL (VENEZUELA)

Manejo clínico de la Obesidad

La obesidad es una enfermedad crónica, caracterizada por un exceso de la cantidad de peso corporal total, de todos los tejidos (grasa, hueso, músculo), principalmente del tejido adiposo o  grasa corporal. Esta enfermedad se asocia a patologías concomitantes serias (diabetes, dislipidemias, hipertensión) que conducen a una mayor morbilidad y mortalidad. 

La prevalencia de la obesidad en los países industrializados esta en aumento,  en los Estados Unidos aumentó, en 30% en los adultos mayores de 20 años, según el estudio NHANES III ( National Health and Nutrition Examination Survey). En nuestros países latinoamericanos, la prevalencia es menor, pero ya es un problema de salud pública tanto como la desnutrición. 

 

A pesar del mayor conocimiento de la obesidad y de  los problemas médicos relacionados, el número de obesos en nuestro medio está en aumento, no solo en los adultos, sino en los niños. Los gastos en salud pública son onerosos tanto en el control como la prevención. 

La obesidad disminuye la expectativa de vida, aumentando el riesgo de padecer  enfermedades concomitantes como: diabetes, presión arterial elevada, dislipidemias                   (alteración de las grasas), enfermedades cardiovasculares, gota, osteoartrosis, síndrome del apnea del sueño, hígado graso  y  ciertos tipos de cáncer.                            

La relación entre obesidad y diabetes tipo II, ha sido confirmada, en diferentes estudios prospectivos llevados a cabo tanto en hombres como mujeres. El desarrollo de la diabetes se asocia no sólo con la obesidad per se,  sino también  con el aumento de peso y la duración de la obesidad.  La diabetes tipo II se asoció especialmente con el exceso de tejido adiposo ubicado en la región abdominal. La incidencia de la diabetes tipo II aumenta con la circunferencia de la cintura (marcador de obesidad, la circunferencia  abdominal). 

La obesidad aumenta los trastornos metabólicos que se asocian con la diabetes tipo II y aumenta de manera significativa la morbilidad y mortalidad. La acumulación excesiva de grasa a nivel abdominal se asocia con resistencia a la acción de la insulina, intolerancia a los azúcares (glucosa) y una alteración en el perfil de las grasas (colesterol y triglicéridos), lo que aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular.  

Manejo de la Obesidad.- 

La obesidad, como es una enfermedad crónica, recidivante. Requiere de un tratamiento a largo plazo. Los avances recientes en el tratamiento farmacológico, han brindado nuevas perspectivas en el tratamiento clínico.

La evaluación del paciente es de suma importancia, porque hay que conocer el grado de sobrepeso u obesidad. Para la evaluación se usa el índice de masa corporal, IMC, que es un índice que relaciona el peso con la estatura, y se calcula fácilmente dividiendo el peso, en kilogramos, para la estatura, en metros elevado al cuadrado, es un índice ampliamente aceptado, del estado del peso corporal, grado de adiposidad y riesgo de enfermedades asociadas con el exceso de peso. También es utilizado para definir y clasificar la obesidad. Tabla 1.- podemos observar la clasificación del sobrepeso y obesidad en base al índice de masa corporal (IMC). 

Tabla 1.- Clasificación del sobrepeso y obesidad por el índice de masa corporal (IMC)

Clasificación                                          IMC (kg/m2)                   Riesgo de comorbilidad

Subpeso                                             < 18,5                                       Bajo

Normal                                              18,5-24,9                                    Promedio

Sobrepeso                                          25-29,9                                     Aumentado

Obeso clase I                                      30-34.9                                     Moderado

Obeso clase II                                     35-39,9                                     Severo

Obeso clase III                                       > 40                                       Muy severo

 

En general,  la Obesidad se define como un IMC de 30 kg/m2 o más, mientras que los sujetos con un IMC de 25-29.9 kg/m2 , se consideran que tienen sobrepeso. 

Otro índice valioso en la valoración del sobrepeso y obesidad, es la circunferencia de la cintura, la cual está relacionada en forma estrecha con la acumulación de tejido adiposo abdominal. Se ha demostrado que la distribución de la grasa corporal también es un importante factor predictivo de riesgo de enfermedades relacionadas con la obesidad. Así la circunferencia de la cintura está directamente relacionada con el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Una circunferencia de la cintura > 102 cm en los hombres y 88 cm en las mujeres,  es un indicador útil de aumento en el riesgo de complicaciones relacionadas con la obesidad. 

Agentes farmacológicos.- 

El tratamiento farmacológico esta ganando terreno, como parte integral de la terapia, para mantener una pérdida de peso a largo plazo en pacientes obesos. El tratamiento farmacológico para la obesidad puede ser utilizado a largo plazo en pacientes cuidadosamente seleccionados y bajo supervigilancia de un médico.

Se han empleado varias clases de medicamentos para reducir el peso; desde los medicamentos con acción periférica, que poseen propiedades termogénicas, aumenta el gasto metabólico (queman calorías), u otros medicamentos, que tienen acción central (cerebral), que quitan el apetito (efecto anorexígeno),  supresores del apetito, incrementando la liberación de neurotransmisores. (Fentermina, femproporex, mazindol, benzfetamina, Fenfluramina y dexfenfluramina). Estos últimos fármacos anti-obesidad (fenfluramina y la dexfenfluramina), causaban lesión valvular y se los asoció con hipertensión pulmonar primaria, por lo que fueron retirados del mercado. 

Otros nuevos agentes anti-obesidad que tienen acción central dual, inhibiendo la recaptación de 2 neurotransmisores ( noradrenalina y serotonina ), Sibutramina, Reductil R, reduce el peso, incrementando la sensación de saciedad.

Otros medicamentos no tienen acción sistémica, Orlistat, Xenical  R, previene o impide la degradación y posterior absorción/ asimilación de aproximadamente 1/3 de las grasas que el individuo ingiere.

Ninguno de los enfoque terapéuticos han sido exitosos, cuando se los aplicó en forma separada, la incorporación del tratamiento farmacológico, a el cambio en el estilo de vida para la pérdida de peso programada, aumenta las posibilidades de reducir el peso a corto plazo y mantener la pérdida de peso (promedio 4-5 kilos por mes) a largo plazo en pacientes obesos seleccionados, con enfermedades concomitantes.

Cirugía bariátrica, es una excelente opción para pacientes con obesidad mórbida y enfermedades concomitantes como: diabetes e hipertensión.  

http://www.medicosecuador.com/espanol/articulos/355.htm



 

 

Suscribase a nuestro boletin

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   
Copyright © 2008 Good News on Health